Seguro para Empresas en VidaCaixa
11 marzo, 2012
Pólizas dentales con polémica
12 marzo, 2012
Mostrar todo

Dientes sanos con prerrogativa

 

 

La boca está dejando de ser a lo que menos le damos importancia, por el contrario es algo primordial para nuestra salud.

La preocupación por contar con una dentadura sana y estéticamente perfecta se asienta gradualmente entre la ciudadanía.

Sin embargo, las diferencias con las que contamos con otros países europeos son aún notables.

Las causas de esto: la falta de conciencia de que la sonrisa no es sólo una cuestión estética, unida al miedo al dolor y a la escasez de los servicios dentales.

Una situación problemática es tener que pagar, y mucho, por cuidarse la boca, en un país en el que el ciudadano está acostumbrado a que la sanidad sea gratuita es determinante en el descuido de las citas con las consultas de odontología.

Las pólizas dentales que ofrecen algunas aseguradoras atenúan en gran medida ese gasto y permiten acceder a todo tipo de pruebas diagnósticas, así como a tratamientos preventivos y de odontología a unos precios bastante ajustados.

Habitualmente la totalidad de los productos dentales que comercializan se basan en una cuota mensual o anual y en un costo determinado de las distintas intervenciones que sean necesarias, que es lo que las aseguradoras denominan franquicias.

Y estas se contratan de dos maneras: como póliza independiente o como «obsequio» cuando se suscribe una cobertura de asistencia sanitaria.

En el primer caso el costo mensual oscila en 81 euros. Si se trata de un complemento de un seguro general de salud, el «obsequio» puede costar hasta aproximadamente 21 euros al mes por persona, previo pago, eso sí, de la correspondiente cuota del seguro sanitario.

A cambio de esto, ofrecen extracciones, limpiezas, consultas o revisiones gratuitas, y un ahorro en los tratamientos franquiciados de hasta el 50% con respecto al precio medio del mercado.

Por las características del riesgo que cubren, y a diferencia de los seguros de saludde índole general, los dentales no establecen diferencias entre sexos en la aplicación de sus primas, no tienen periodo de carencia, ni mantienen con cuotas más elevadas a los asegurados de más edad, siempre y cuando se contraten como pólizas independientes.

La única variable que influye en las tarifas que algunas aseguradoras como por ejemplo Oral Prima, Adeslas, Asisa y Mapfre, cobran a sus clientes es el lugar de residencia.

Y todas ellas ofrecen pólizas gratuitas a los menores de entre 5 y 15 años, siempre que se suscriba un adulto.

Losseguros dentales pueden suponer un ahorro entre el 40% y el 50% respecto a las tarifas de los dentistas convencionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 10 =